free stat tracker
cabecera
Hemeroteca :: Edición del 01/02/2006 | Salir de la hemeroteca
11/26

Fisiognomía

TU CARÁCTER REFLEJADO EN… TUS MEJILLAS

Última actualización 01/02/2006@00:00:00 GMT+1
Reflejan el grado de dinamismo y vitalidad, pero también la facilidad para la adaptación y los contactos sociales. Su color nos informa sobre aspectos de nuestro carácter y nuestra salud general.
Las mejillas figuran entre los elementos más expresivos del rostro, ya que se encuentran situadas en la zona de contacto. Muestran las actitudes de introversión y de extraversión, es decir, el grado de afectividad del individuo respecto al ambiente donde se mueve. Cuanto más carnosas sean, mayor será la facilidad para los contactos. Cuanto más hundidas, mayor la vulnerabilidad y la dificultad para establecer vínculos afectivos.

Significados psicológicos
  • Anchas: Reflejan buenas reservas vitales, campo de conciencia amplio.
  • Carnosas y redondeadas: Cuando las mejillas son carnosas destacan mucho en el rostro y dan la impresión de ser más grandes de lo que en realidad son. A sus poseedores les encanta exteriorizar sus sentimientos y tienen gran facilidad para los contactos sociales: son hábiles en expandir su círculo de relaciones y no les resulta difícil mantener relaciones duraderas. Se adaptan bien al medio ambiente.
  • Estrechas: Falta energía vital. Campo de conciencia estrecho. Si además son aplastadas muestran indiferencia afectiva hacia las relaciones humanas. A veces son reflejo de una necesidad interior de imponerse con firmeza y autonomía. Se da con más frecuencia en personas que asumen iniciativas audaces. Sin embargo, si son muy aplastadas no hay mucha energía.
  • Firmes: Reflejan funciones respiratorias y digestivas sanas, sobre todo si además son sonrosadas.
  • Fláccidas: Fatiga general, sobre todo si además están hundidas.
  • Hundidas: Espíritu despierto y alerta, reacciones vivas. A las personas con mejillas hundidas les gusta asumir responsabilidades, pero suelen carecer de empuje para la acción. También son señal de temperamento nervioso. Si están muy hundidas hay escasa vitalidad.
  • Hoyuelos: Los hoyuelos en las mejillas (al igual que en la barbilla) se encuentran en personas amables y cariñosas. A pesar de que se consideran señal de “malicia”, en realidad reflejan tendencia a reaccionar de forma complaciente. Si son angulosos (triangulares) deberán interpretarse como signo de envidias, celos y posible resentimiento.
  • Pliegues: Los pliegues profundos y descendentes en las mejillas denotan que las experiencias han estado marcadas por contactos sociales difíciles. Se observan a veces en actores y políticos. Si estos pliegues profundos en las mejillas van unidos a dos arrugas verticales entre las cejas (con frecuencia producto del esfuerzo prolongado de concentración mental), nos encontramos ante señales de lucha interior intensa y dolorosa.

RECUADRO
COLOR DE LAS MEJILLAS

Como las mejillas se encuentran en una región muy vascularizada en ellas se producen muchas transformaciones de color, que van desde la palidez extrema hasta el rubor intenso. Las variaciones de color suelen acompañar a la emotividad y a veces reflejan trastornos nerviosos.

El rubor de las mejillas es un fenómeno que suele deberse a factores diversos, desde la vergüenza y el sentimiento de culpa hasta la incomodidad que producen a veces los elogios que nos hacen otras personas o la proximidad de otras que nos gustan sexualmente. Las personas tímidas o ariscas suelen ruborizarse con facilidad cuando son jóvenes.

No debes preocuparte si tienes tendencia a ruborizarte, incluso si eso ocurre con frecuencia en el momento más inoportuno. El rubor suele suscitar simpatía, facilita el coqueteo y, en el fondo, causa buena impresión en los demás.
  • Rosadas: La irrigación regular de las mejillas muestra una buena circulación y un buen equilibrio. Las mujeres que hacen vida al aire libre no precisan ponerse colorete en sus mejillas: las tienen naturalmente sonrosadas y eso les confiere un aspecto sano.
  • Pálidas: Se entiende por palidez una tonalidad ligeramente grisácea, como si la piel estuviera hundida. Es reflejo de emotividad interiorizada, depresión y falta de energía. Quienes las tienen así son personas sensibles y necesitadas de calor y cariño, sobre todo si además tienen hoyuelos.
  • Muy sonrosadas: El rubor en las mejillas es un signo de excitación pasajera o de emotividad acusada. Los niños suelen tenerlas de esta tonalidad cuando juegan o están emocionados. En los adultos, es señal de actividad física o de precipitación. También puede deberse a la fiebre.

RECUADRO
LOS PÓMULOS

Cuando los pómulos sobresalen nos encontramos ante un rasgo que denota espíritu aventurero. Las personas que los tienen así aman la aventura y necesitan un cambio constante en su vida cotidiana. Les encanta estar donde está la acción, se excitan mucho con las experiencias nuevas y explorando nuevos territorios. Son personas que disfrutan con la variedad y, en cambio, se aburren enseguida en situaciones repetitivas. Les gusta viajar y efectuar cambios continuos.

Lo anterior no excluye la posibilidad de que haya seriedad, reflexión, atención y sentido agudo de las responsabilidades. Sin embargo, las personas con pómulos de contornos agudos a veces manifiestan cierta inclinación a la tristeza y la depresión, sobre todo si tropiezan con demasiadas dificultades.

Entre aquellos que poseen pómulos salientes se encuentran exploradores, guías de turismo, agentes de viajes, vendedores y directores de marketing.

PERSONAJES:
KATE MOSS: Los pómulos angulosos en un rostro femenino reflejan fuerza viril y ardor combativo. Aportan, por tanto, un elemento de masculinidad que favorece un aire andrógino en la mujer. Esta marca es muy ostensible en el rostro camaleónico de Kate Moss que, convenientemente maquillado, puede transformarse en enigmático adolescente imberbe, en chica desvalida o en mujer fatal.

Los pómulos salientes, además de angulosos, denotan pasión y tendencia a exteriorizar los sentimientos. Asimismo fomentan el espíritu aventurero e independiente de la modelo. Viajes, aventuras y cambios continuos de residencia son frecuentes en la vida de personas con tales pómulos.

ASHLEY JUDD: El modelado redondeado de las mejillas de la actriz refleja una necesidad inconsciente de afecto. Aunque su nariz con la punta descendente apunta a espíritu calculador y cierto control sobre las emociones, sus mejillas carnosas y redondeadas actúan como contrapunto a su tendencia a cerrarse a los demás: muestran facilidad para los contactos sociales.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?   Si (5)   No(5)
11/26
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Comenta esta noticia



Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Astrologiaparaserfeliz.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.